I'm the man who you can read

Ahí se las dejo.

Aquí iop con cerdito, el nuevo integrante/instrumento de Té con canela, la banda más más de conce.

Karma

El Karma en Chile funciona al revés: quien más trabaja, menos tiene; quién menos lo merece, más posee.

Parece de ficción

Si me dicen que hay un libro llamado Sociedad en donde su protagonista debe trabajar 10 horas diarias en pésimas condiciones, realizando una actividad monótona y mecánica que ocupa gran esfuerzo físico, bajo la presión de ser reemplazado por cualquier otro, y que el dinero que obtiene por ello apenas alcanza para alimentar y vestir a su familia, pero no para pagar la salud ni la educación de ésta, mientras el antagonista, producto de los beneficios que le trae el trabajo del protagonista y sus compañeros, alimenta, viste, da salud y educación a su familia, y además se da lujos como viajar por el mundo, tener tres autos, dos casas y un montón de otras cosas innecesarias, diré que es un libro de terror y que pudo ser escrito por Edgar Allan Poe, Stephen King o cualquier otro rey del género.

”[…] El futuro es nuestro, por prepotencia de trabajo. Crearemos nuestra literatura, no conversando continuamente de literatura, sino escribiendo en orgullosa soledad libros que encierran la violencia de un “cross” a la mandíbula. Sí, un libro tras otro, y “que los eunucos bufen”.

El porvenir es triunfalmente nuestro.

Nos lo hemos ganado con sudor de tinta y rechinar de dientes, frente a la “Underwood”, que golpeamos con manos fatigadas, hora tras hora, hora tras hora. A veces se le caía a uno la cabeza de fatiga, pero…. Mientras escribo estas líneas pienso en mi próxima novela. Se titulará El Amor brujo y aparecerá en agosto del año 1932.
Y que el futuro diga.”

Roberto Arlt, prólogo a Los Lanzallamas (1931)